Rohan Marley: "El espíritu de mi padre está en todo lo que hacemos"

Nota publicada por Mauro Canales para Publimetro.

"Esta es mi música", cuenta animado Rohan en conversación con Publimetro. Para él, la música corre por su sangre como uno de los legados de su padre y ancestros, pero decidió apuntar su talento a los negocios y no a los escenarios.

Pero el proceso para consolidarse como una marca cafetera respetable y sustentable, y más aún llegar a tierras nacionales, no fue fácil. "En 1999 pude comprar unos terrenos en Jamaica, con la intención de crear granjas y generar trabajo, pero no podía conseguir licencia de exportaciones. De esa manera no podía ayudar a nadie", explica el hoy empresario. Entonces, Marley viajó a Etiopía, la llamada cuna del café, y tuvo una "epifanía" en un monasterio rastafari.

"Vi un árbol de café en este lugar y no lo podía entender, porque decían que ellos no tomaban café y fue muy confuso. Entonces le pregunté a un sacerdote y me respondió entregándome uno de los granos. Me dijo en amhárico (dialecto etíope) 'futuro negocio'". Al regresar a Jamaica, en 2001, Rohan se determinó a ocupar sus terrenos como granjas de café aunque aún sin el concepto completo de su negocio, y sin licencia de exportación.

En 2007 el hijo de Bob Marley regresó al mismo monasterio en Etiopía. "Esta vez vi el árbol en el suelo y a los monjes procesándolo para hacer café. Pregunté qué ocurría y me respondieron: ¿ves el techo dañado?¿ves a los niños hambrientos? nosotros tenemos café y los americanos, europeos, todos toman café. Lo intercambiamos para ayudar a la gente'. Así fue cómo entendí lo que significaba este negocio, lo de hacer un trato justo y decidí hacerlo de esta manera para beneficiar también a mis granjeros".

Así, tras varios años de trabajo, en 2009 Rohan Marley consiguió su objetivo. "Realmente fue largo y por eso estoy tan agradecido y soy apasionado de hablarlo", confiesa con efusividad.

"Cuando comencé Marley Coffee, ni siquiera podía imaginar que este producto terminaría en una bolsa. Menos que llegara a Chile, y ahora no hay otro país en el mundo en el que la marca haya crecido tan rápidamente", explica Rohan entre risas.

Sobre el legado de su padre en lo que está haciendo, Rohan Marley es profundo en decir que "su espíritu y valores está en todo lo que hacemos". Como homenaje, el jamaiquino finaliza con que "si no fuera por nuestros padres no existiríamos. Todo viene de nuestro padre. Mi papá armó una compañía disquera, un estudio, tienda ropa, una cocina comunitaria, mi papá armó toda esta empresa. Nosotros construimos sobre todo lo que él plantó, y además innovamos y no nos limitamos. Lo que hacemos representa lo que somos porque aprendimos a hacer las cosas de una manera verdadera, honesta. Eso representa la familia Marley y quienes nos rodean".